Bóveda del Fin del Mundo: qué es, qué guardan y por qué se abre dos veces al año


1k share

La Bóveda del Fin del Mundo, creada por el Ministerio Noruego de Agricultura y Alimentos en 2008.

Tiene la misión de conservar la biodiversidad agrícola y almacenar semillas de todo el planeta. Ubicada en el archipiélago de Svalbard, Noruega, este depósito contiene más de un millón de muestras de semillas, con casi 5500 especies y 89 bancos de genes.

La bóveda, construida en el interior de una montaña del Ártico a 130 metros sobre el nivel del mar, está diseñada para mantener las semillas protegidas de catástrofes naturales, guerras y otras situaciones extremas, conservándolas a una temperatura media de -18 grados. Además, el área cuenta con una baja actividad sísmica y el frío extremo permite la conservación de las plantas incluso sin electricidad.

El objetivo principal de la bóveda es proteger el material genético de los cultivos más importantes del mundo y permitir a los agricultores y científicos desarrollar nuevas variedades y mejorar genéticamente las plantas. La bóveda solo abre un par de veces al año, reduciendo así la exposición de los bancos de semillas al mundo exterior.

En febrero de 2023, bancos de genes de diversos países, como Sudán, Uganda, Nueva Zelanda, Australia, Alemania y Líbano, depositaron semillas en la bóveda para renovar sus propias colecciones. El Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas Áridas también colocó 8.000 nuevas muestras tras recuperar colecciones dañadas por la guerra en Siria y depósitos en el Líbano y Marruecos. La bóveda se abrirá nuevamente en junio y octubre de este año.


Like it? Share with your friends!

1k share

Comments

comments